ESPAÑOL

Acerca de mi

Mi nombre es Torgeir Lindquist Mathiesen y estoy casado con Cayetana desde agosto de 2004. Tengo cuatro hijos y nueve nietos de un matrimonio anterior, y un hijastro que es el hijo de mi esposa actual.

Crecí en un hogar donde ni mi padre, ni mi madre ni mi hermana creían en Dios. Como todos sabemos, somos moldeados por el entorno en que vivimos, y me hice como mis padres, que, naturalmente también eran mis modelos de cuando era un niño pequeño. Pero di un paso más que ellos. Me convertí en un ateo incondicional.

El largo viaje; de ateo a Adventista del Séptimo Día.

Cuando era adolescente leí sobre las culturas nativas americanas, sobre Toro Sentado, Caballo Loco y los indios de las pampas en América del Norte, los Aztecas en México, los Mayas en la península de Yucatán, pero lo que me más fascinó era los Incas en América del Sur y desde los 15 años tuve el sueño de viajar a Perú y conocer las famosas ruinas Incas de Machu Picchu …… pero durante muchos años vino con sueños.

Cuando me casé por primera vez, fue con una mujer que pensó que era un largo camino para ir a la tienda de conveniencia a 800 metros de nuestra casa, y luego no hace falta decir que mi sueño de viajar a Perú y ver Machu Picchu seguía siendo solo esto – un sueño. Pasaron los años y, a pesar de tener cuatro hijos juntos, finalmente fue solo el buzón de correo que teníamos en común. Ella tenía su vida y yo la mía. Finalmente, comencé a vivir una vida cada vez más extravagante. Podría ir a trabajar el viernes por la mañana para llegar a casa el domingo por la noche. De repente, estaba en un punto en el que no quería darme cuenta de que lo estaba. Tuve un problema con el alcohol. Si no había alcohol en la casa, tenía que comprar algo del camino a casa. Podía dejar de beber, pero solo tenía que tener alcohol en la casa. Me había vuelto alcohólico. Con el paso de los años, bebía con las dos manos y fumaba como una chimenea, es decir, quemaba la vela por ambos extremos y por el medio al mismo tiempo.

El 23 de diciembre de 1997, tomé una decisión que tendría consecuencias de mayor alcance de las que podía haber previsto. Cuando volvía a casa del trabajo, me di cuenta de que tenía que hacer algo con mi vida. No podía seguir viviendo así, y la única forma en que podía imaginarme cambiando mi vida era divorciándome. No le dije esto a nadie hasta que logré conseguir un lugar donde vivir. Cuando encontré un apartamento, le dije a mi ex esposa la decisión que había tomado y el 1. de abril 1998 me alejé de mi familia.

La palabra de Dios dice claramente que no podemos divorciásemos, pero eso no me importó en ese momento. Pero a pesar de que me divorcié y violé la ley de Dios, creo que Dios comenzó a trabajar conmigo ya en la primavera de 1998.

A finales de septiembre el mismo año, iba a ver a mi hijo menor jugar un partido de fútbol. Fui a donde se iba a jugar el partido, y al salir del coche me iba a fumar. De repente me pregunté por qué estaba haciendo esto. Esto me llevó a tirar el tabaco y el encendedor, cepillarme las manos simbólicamente y terminé con el tabaco. Durante el mismo período también dejé de beber, y ambas partes pasaron completamente sin problemas, y después no he tenido ganas de fumar ni beber, ni una vez.

En el otoño de 2001, tomé un trabajo adicional como contacto de apoyo para un chico que tenía dificultades para adaptarse a la mayoría de las cosas en un nuevo país. A medida que conocí al chico y a su familia, quedó claro que quería visitar a sus abuelos, a quienes no había visto desde que dejó su tierra natal alrededor de 1990. Este chico era de Perú. Ahora entendí que podía tener la oportunidad de cumplir mi sueño a visitar el país que había soñado durante casi cuatro décadas, pero solo había un problema, la familia en ese momento dependía de la asistencia social, por eso visité a mi contacto en la oficina de servicios sociales, presentó el caso y me pidieron que escribiera una solicitud. Como dije, envié una solicitud de apoyo financiero para este chico, y después de un par de semanas obtuve la respuesta. La solicitud fue concedida. ¡Por fin pude ir a Perú!

Viajamos a Perú justo después de que terminaron las clases en junio de 2002. Una vez en Perú, me enamoré del país, la cultura, la gente, la comida, sí todo, e incluso antes de volver a Noruega, decidí a viajar a Perú nuevamente.

Cuando viajé a Perú la primera vez pensé que el inglés sería lo suficientemente bueno en un país con tantos turistas. Bueno, dentro del aeropuerto de Lima salió bien, pero en las calles de Lima era difícil hacerme entender con el inglés. Así que cuando llegué a casa tomé un par de cursos de español para poder hacerme entender mejor allí. En febrero de 2003 volví a viajar a Perú. Seguía siendo ateo y no tenía la menor intención de cambiar eso.

Un día mientras caminaba por Arequipa, entré en un pequeño restaurante para saciar mi hambre. Este restaurante se llamaba Restaurante Pan-Americana y lo dirigía Cayetana, que ahora es mi esposa. Ella era adventista y había sido viuda durante 12 años, y todos los días pedía conocer a un hombre que pudiera compartir su vida y no menos importante su fe. Pero, del cielo, ¡cayó literalmente un ateo! Aún encontramos el tono, y pronto escribimos una solicitud de visa para que ella viniera a Noruega para casase conmigo. Seguía siendo ateo y estaba feliz con eso. Que ella era cristiana y adventista, simplemente me encogí de los hombros.

Cuando se le concedió su visa y el viaje a Noruega fue comprado, tenía que saber dónde estaba su iglesia, y mi plan, con que yo era muy contento, estaba a seguirla allí hasta que conocía el camino para que pudiera ir solo a su iglesia mientras estaba en casa.

Cayetana aterrizó en el aeropuerto de Oslo aprox. a las 9 de la noche miércoles el 16 de junio de 2004. Cuando llegó el sábado 19 de junio, la seguí a la Iglesia Adventista Betel en Oslo. Lo que no sabía en ese momento era que este sábado por la mañana me había embarcado en lo que iba a ser el viaje más largo de mi vida, en un sentido figurado. Un viaje que sería mucho, mucho más largo que el viaje de Noruega a Perú, incluso más largo que a la estrella más distante del universo. No sabía que había comenzado de un extremo para pronto terminar en el otro.

Como se mencionó, desde que se quedó viuda, mi esposa había orado a Dios a conocer a un hombre que pudiera compartir su fe, y en la creencia de que Dios cumple sus promesas, se fue, por ella, a un mundo completamente desconocido para casarse con alguien que era ateo, es decir, exactamente lo contrario de una adventista. Esta atea continuó siguiendo a Cayetana a su iglesia incluso después de que aprendió el camino, por qué no lo sabía. Tenía un plan, un plan perfecto en mis ojos, pero simplemente no podía seguirlo. Hoy veo que Dios también había hecho un plan para mi vida, y que Dios es infinitamente más fuerte que yo, y ahora Dios comenzó a trabajar conmigo, de acuerdo con su plan. De hecho, seis años antes, Dios había comenzado a trabajar silenciosamente con el ateo, pero el ateo no entendía lo que estaba sucediendo.

El cambio

Puedes ir y mirar un capullo de flor para ver qué sucede cuando se brota y florece, y durante varios días vas y miras este capullo de flor sin que parezca que algo está sucediendo, pero un día el capullo ya no es un capullo porque de repente ha brotado y se ha convertido en una hermosa flor. Tan imperceptible y repentino como un capullo de flor que se abre y florece fue mi conversión. No es así que soy una flor hermosa, pero mi conversión se produjo así, imperceptible y silenciosa. Descubrí esto un día cuando me arrodillé durante la oración, que fue una grande sorpresa de quienes me rodeaban y no menos grande sorpresa para mí. Como dije, no quería convertirme en un adventista, ¡así que en broma digo que soy adventista en contra de mi voluntad! pero, que tanto lo agradecido que estoy de que la voluntad de Dios con mi vida haya ganado.

Dios había respondido a las oraciones de Cayetana y le dio un hombre que comparte su fe. Que fe tiene ella.

Así que seguí yendo a Betel con mi esposa. Un día, uno de los pastores de Betel en ese momento, un peruano llamado Tito Correa, me acercó y me preguntó si quería estudiar la Biblia junto con él. Entonces estaba listo para ser cosechado, y respondí que sí. Tito fue la primera persona con que hablé entre los adventistas en Oslo, porque fue él quien respondió cuando llamé a la Iglesia Adventista por primera vez para preguntar dónde estaba la Iglesia Adventista más cercana en relación con donde vivía.

Después de estudiar un tiempo con Tito y mi esposa, casi me pongo a esperar la siguiente pregunta: «¿Quieres bautizarte?». Llegó la pregunta, y nuevamente estaba listo, y fui bautizado por el Pastor Tito Correa el 1 de abril de 2006. Este fue uno de los días más memorables de mi vida, sin mencionar el más memorable. Y agradezco y alabo a Dios por ser paciente conmigo hasta que fui adulto, porque tenía más de 50 años cuando me bauticé. Cuando el pastor Tito me levantó de la piscina bautismal, estaba completamente seguro de que Dios me había perdonado todos mis innumerables pecados y me había dado una nueva vida, y permanecí allí tan puro como un niño recién nacido. La iglesia de mi esposa ya no era solo su iglesia, ahora también se había convertido en MI iglesia.

Aunque recibí a Jesús una vez en 2004, fue solo después del bautismo que mi vida realmente cambió, y fue solo después del bautismo que entendí lo que Dios había hecho a mí, y no menos importante que Él había hecho para mí. Solía ​​vivir una vida en la oscuridad muda, pero Dios me condujo a Su luz radiante. Estaba muerto, sí, estaba muerto, espiritualmente muerto, pero Dios me dio la vida, y no cualquier vida, sino una vida en abundancia. Lo que yo consideraba libertad cuando vivía en la oscuridad, ahora lo veo en la maravillosa luz de Dios que era compulsión. En el pasado, no podía dejar de fumar y beber y vivía una vida ajetreada, pensando que era mi libertad lo que me hacía elegir vivir como lo hacía. Tan mal lo tomé. Hoy, sin embargo, tengo libertad total, libertad para elegir cómo vivir mi vida. Tengo la libertad de decir no a las cosas que no son compatibles con una vida en Cristo, y con gusto digo que no a lo que antes no podía resistir.

Cuando era ateo, no tenía una Biblia y no tenía interés en tener una Biblia o leer la Biblia. Ahora casi he empezado a coleccionar la Biblia, y no puedo pasar un día sin leer, estudiar y sumergirme en este maravilloso libro.

Poco después de bautizarme, comencé a estudiar la escuela sabática con regularidad y, en el tercer trimestre de 2006, el título del estudio bíblico era «El evangelio, 1844 y el juicio». Más o menos al mismo tiempo, uno de los pastores de Betel estaba llevando a cabo un seminario sobre Apocalipsis en la iglesia. Como resultado, me interesé cada vez más en las profecías de la Biblia, y especialmente en el libro de Daniel y en Apocalipsis. Este interés me ha llevado a sentarme con la nariz enterrada en las profecías durante miles de horas, y esta es mi «educación» teológica. Es cierto que me he beneficiado de los estudios bíblicos de la iglesia y que he recibido buena ayuda de algunos pastores, pero por lo demás, es el celo ardiente que Dios me dio como su don bautismal lo que constituye mi educación teológica.

2 thoughts on “ESPAÑOL

  • Hola Torgeir!!! saludos desde México. Me ha gustado mucho tu historia y de como Dios ha obrado en ti. Bendiciones.

  • Un maravilloso testimonio para la honra , honor y reverencia a nuestro Creador🙌
    Que el Dios omnipotente te siga concediendo el deseo de seguirle por el resto de viaje de vida que el te reagala hoy Torgeir.

Leave a Reply

Legg igjen en kommentar

Din e-postadresse vil ikke bli publisert.